25 de junio
Día Mundial de la Diversidad Sexual

La foto corresponde a un afiche que promueve el matrimonio igualitario en Argentina.

 

La igualdad comienza cuando reconocemos
que todos tenemos el derecho a ser diferentes
Slogan de la campaña contra la Homofobia
de la Secretaría de Salud
“Todos nacemos diferentes. De las diferencias surge la pluralidad, y de ésta, la
riqueza de una sociedad. Así como debemos defender la diversidad cultural de
los pueblos como fuente de riqueza para éstos, debemos defender el derecho
de cada individuo de elegir de manera informada, ideología, religión, vocación
y preferencia sexual, la elección tal vez más íntima y personal del ser
humano.”
Palabras de Diana Bracho en la Campaña contra la homofobia

 

Aun cuando en el contexto mundial observamos la existencia de una paulatina mayor apertura social y respeto hacia la libre opción sexual y la identidad de género, sin duda estos avances que se han dado en algunos países son claramente insuficientes. La estigmatización y condena de aquellos comportamientos sexuales que difieren del modelo heterosexual hegemónico continúan profundamente enraizadas en las costumbres de los pueblos, transmitiéndose a través de las instituciones, la educación, los sistemas de salud, la legislación, los medios de comunicación, el lenguaje, es decir, todo aquello que da forma a la cultura de los pueblos.

En muchos países las personas LGBTI siguen siendo penalizadas y discriminadas socialmente, y quienes aman a personas de su mismo sexo deben elegir entre reprimir sus expresiones afectivas, o bien asumir sus preferencias públicamente con riesgo de segregación, rechazo e incluso violencia explícita y persecución por parte de grupos fundamentalistas o de las instituciones de seguridad de los países, que se convierten de hecho en agentes de represión e incluso de exterminio.

Por lo tanto, las aperturas culturales y legislativas que se han producido en distintos lugares en la última década, siendo emblemático el caso de Argentina, con la aprobación del matrimonio igualtario, y también los avances logrados en México, Brasil, Uruguay y Colombia, son pasos dignos de ser destacados, pero es un hecho irrefutable que la diversidad sexual todavía carece de espacios legitimados en muchas sociedades, donde no recibe un trato igualitario, digno ni respetuoso.

En el ámbito de la salud, se ha comprobado que las personas homosexuales frecuentemente son discriminadas en los servicios a causa de su preferencia sexual o bien son ellas mismas quienes se autodiscriminan, al no solicitar atención médica oportuna por temor al rechazo y enjuiciamiento, ocultando sus preferencias sexuales ante los proveedores de salud, quienes habitualmente carecen de preparación para atenderlas en sus especificidades. La violencia sexista es otra realidad frecuente que las afecta, como se comprueba en las violaciones correctivas, los matrimonios forzados y otros hechos deleznables y discriminatorios que tienen gran impacto en su condición física y psíquica, lesionando gravemente su autoestima y a veces induciéndolas al suicidio.