El Instituto Nacional del Agua (INA) emitió hoy un nuevo informe de la situación hidrológica respecto de la crecida del río Paraná.

En el mismo, indica que la “onda de crecida comienza a propagarse”, y de acuerdo al nuevo pronóstico el impacto para nuestra zona sería menor al indicado días atrás.

En efecto, inicialmente se anunció que para el 27 de junio se esperaba un pico de 6,20 metros. Sin embargo, el informe emitido hoy reduce esa cantidad en casi un metro: serían 5,35 metros para el 9 de julio, es decir, baja drásticamente el nivel de agua (incluso por debajo del nivel de evacuación, que es de 5,70 metros, y apenas por encima del nivel de alerta, que es de 5,30), aunque se prolonga en el tiempo la permanencia del agua en un nivel elevado.

Fuente: El Litoral