carcel-coronda

Máximo Ariel Cantero, acusado de ser uno de los actores principales de la banda de Los Monos detenido el viernes pasado, será trasladado hoy desde Coronda a los Tribunales de Rosario para ser indagado por la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas, en una audiencia prevista para las 10. Una paradójica situación está expresada en el constraste entre la satisfacción expresada por sectores de gobierno por la detención y las escasas expectativas sobre imponerle una pena severa o incluso llegar a sentencia alguna. Tanto los investigadores de la causa como sus defensas son coincidentes: la prueba acumulada en contra del “Viejo” Cantero son escasas como para augurarle una condena.

La defensa de Cantero, detenido el viernes pasado cuando se desplazaba en un carro de ciruja en barrio La Lagunita, planteó como estrategia negar que su cliente es el jefe de Los Monos, y que su única relación con la organización criminal desbaratada por el juez Juan Carlos Vienna es “un vínculo familiar”.

Muy poco. Fuentes próximas a la pesquisa que condujo mayormente el juez Juan Carlos Vienna, la causa 913/12 por asociación ilícita que terminó con 36 procesados, hicieron un comentario con bastante de coincidencia. “Es muy poco lo que habrá para imputarle. La estructura ilegal y violenta montada para hacer negocios estaba bajo el control de sus hijos. El estaba indudablemente al tanto de todo y se favorecía con el dinero de los ilícitos, pero evidencia directa en su contra casi no hay”, señalaron.

“Ariel Cantero no tiene vinculaciones con la asociación ilícita que se le imputó a la familia”, afirmó ayer Carlos Varela, su abogado. Cantero estaba prófugo con dos órdenes de captura. Sobre la rebeldía de su cliente el letrado explicó: “No se había presentado ante la Justicia por no sentir que tenía las garantías necesarias para poder hacerlo”.

La llamada causa de Los Monos tiene a 18 miembros a espera de condenas moderadas en el marco de un juicio abreviado convenido entre las defensas y los fiscales de Cámaras el mes pasado. Otras 18 personas (eran 17 pero se sumó la semana pasada Daniel Jure) esperan juicio escrito por conformar con distintos roles parte de la misma organización. Quien deberá elaborar sentencia en ambos trámites es el juez Edgardo Fertitta. En este grupo aparecen como jefes Ariel Máximo Cantero, alias “Guille”, y Ramón Machuca, alias “Monchi Cantero”, ambos hijos del “Ariel”.

“No es el jefe”, enfatizó Varela por este último, detenido en Coronda. “No sé cuál será la imputación en la indagatoria. Estimo que será como miembro de una asociación ilícita pero desconozco el rol. Tenía desvinculación con la familia y más allá de que pudiera haber una actividad ilegal no se pudieron colectar pruebas en su contra”, agregó.

Escuchado. Como publicó este diario días atrás, hay dos escuchas que implican a Cantero con la causa de asociación ilícita. Una es la declaración de seis carillas de un testigo protegido que lo señala como el encargado de todos los bunkers de venta de droga de bulevar Avellaneda al oeste, de bulevar Seguí a Circunvalación. El otro testimonio que lo implica es el de Luis Paz, padre de Martín “Fantasma” Paz, asesinado en septiembre de 2012 en el hecho que da origen a la causa por asociación ilícita. Paz dice allí que Ariel “siempre comandó el clan”.

En otra causa, la 448/13 sobre el crimen de Diego Demarre, hay escuchas telefónicas que vinculan a Ariel con Monchi que revelan claramente en el momento de la concreción del homicidio que ambos están al tanto de la planificación.

Varela dijo que luego de que declare Cantero la jueza tendrá diez días para resolver su situación procesal. “Esta causa a diferencia de las otras se trabaja con el código procesal viejo, así que se le tomará una declaración indagatoria. La situación de Monchi Cantero es diferente porque según la hipótesis de la fiscalía, tiene vinculación con la asociación ilícita”, explicó el abogado, para agregar: “El material probatorio no lo vincula (a la organización narcocriminal Los Monos). Es una persona mayor con antecedentes y calculaba que esta causa tenía ribetes distintos a los judiciales y no quería permanecer detenido hasta que se dirimiera”.

Cantero, sindicado como el jefe de la familia que lidera la banda de Los Monos, era uno de los tres prófugos que había en la causa. Los otros dos son su hijastro Ramón “Monchi” Machuca, y Mariano “El Gordo” Salomón.

“El Viejo Ariel”, como conocen a Cantero, fue capturado cerca del mediodía del viernes cuando conducía un carro de ciruja tirado por un caballo flaco en Felipe Moré y Centeno, en la zona sudoeste de la ciudad.

.

.

.

.

.

Fuente