Un buen número de pescadores se juntó en el terreno de barrio La Cuarta, donde tiempo atrás funcionó a medias la cooperativa de pescadores, precisamente para que este proyecto pueda tener vida.

En la charla se fueron viendo los distintos caminos que pueden abrirse a través del asociativismo, con la posibilidad de acceder a programas de otros estamentos de gobierno, que podrían brindar la posibilidad de inversiones como para levantar una planta que incorpore valor agregado a lo extraído desde el río y distintas alternativas de comercialización con la búsqueda de nuevos mercados.

El gran inconveniente es llegar a un consenso entre la gran mayoría, porque además hay que tener muy en cuenta que son familias que siempre vivieron el día a día y de concretarse este proyecto tendrían hasta que cambiar sus propios hábitos.

pescador