En contacto telefónico con Franco Gimenez, representante del cuerpo de guardavidas de la Ciudad, manifestó que todo ya esta listo para que esto se produzca.

Se comenzará con la mitad del personal, realizando guardias mínimas en ambas playas, mientras que a partir de los primeros días de diciembre se trabajara con la totalidad.

Resaltó que se intentará contar con los elementos necesarios para brindar una buena seguridad a los que estén por el balneario y que se siguen las conversaciones para poder concretar los pedidos del Sindicato de Trabajadores que los nuclea (Sugara) para que el trabajo sea más optimo.