En la mañana de hoy trabajadoras del comedor, al concurrir al lugar se encontraron con la faltante de las dos garrafas que tenían para cocinar el alimento para los niños que concurren.

Luego de romper la cadena y dejar atada la misma con un nudo, se produjo la sustracción.

Valeria Goldy, encargada del comedor, manifestó que además se levantaron algunas chapas para ver qué había en el interior y que aún se desconoce quién fue, aunque no creen que sean vecinos del lugar.

Manifestó que el principal proyecto que hoy possen es tener un lugar propio, edificado con buenas condiciones, que procure la seguridad de lo que tienen.