Corrían los primeros días de marzo cuando las puertas de SanCor Centeno se cerraban junto a las de otras cuatro plantas más de la misma firma. Cientos de trabajadores despedidos y un pueblo que fue ganado por la incertidumbre.

Luego de decenas de reuniones, proyectos, ideas, una solución firme apareció en el horizonte. La empresa La Tarantella está cerca de concretar la compra y unos 40 empleados volverán a trabajar este lunes para realizar las tareas de mantenimiento.

“La semana pasada nos reunimos con la gente de SanCor donde nos informaron que estaban bastante cerca del acuerdo. Estamos esperando que se cierre. El lunes nos tenemos que presentar en la planta para hacer mantenimiento”, confirmó en diálogo con Info Más, uno de los representantes de los trabajadores, Claudio Ordóñez.

Eran 61 los empleados que habían quedado en la calle con esta decisión, de los cuáles 13 aceptaron retiros voluntarios. Otros seis compañeros tuvieron la posibilidad de ser trasladados a la planta de SanCor Gálvez, pero no aceptaron y se quedaron con las indemnizaciones.

Con esta nómina cercana a los 40 trabajadores, la empresa italiana radicada en Buenos Aires está en condiciones de asumir la conducción bajo el nombre de otra marca. Por el momento, los empleados deberán realizar tareas de mantenimiento como la pintura de la planta, reactivación de máquinaria y demás.

“Hace ocho meses que estamos a las vueltas, vamos a esperar. Esta gente tiene muchos proyectos a futuro, les interesa el hecho de que se fabrique muzzarella, la ubicación estratégica de Centeno y la exportación, ya que esta planta tiene todos los permisos para hacerlo”, reveló Ordóñez.

En esta reunión mantenida con el personal de Recursos Humanos de SanCor hubo muchos momentos de tensión y los trabajadores le recriminaron a la empresa el abandono al que fueron sometidos. La idea es que en el próximo encuentro ya estén presentes las autoridades de La Tarantella para comenzar a definir el comienzo de la producción.

FUENTE:INFO MÁS NOTICIAS