El miércoles por la tarde en el penal de la ciudad, tres detenidos provocaron un conflicto con la colaboración de sus familiares que se negaban a salir del pabellón.
Sucedió momentos antes de que termine el horario de visita en el penal de Coronda. La medida estuvo encabezada por tres de los delincuentes alojados allí que actuaron con la complicidad de los familiares que estaban de visita. Instantes antes de que finalizara la cita, los visitantes se negaban a salir de los pabellones en tanto que los presos impedían la evacuación del lugar en reclamo de su traslado.
En tanto desde el Ministerio de Seguridad se informó que no se trató de una toma de rehenes.Por otro lado, indicaron que la sanción será muy estricta: los familiares tendrán suspendido el ingreso por seis meses y al cabo de dicho plazo pasaran a tener visita restringida en locutorio.