La Cámara de Diputados tiene previsto sesionar hoy, a las 14, para tratar el proyecto, pero las centrales obreras convocaron a un paro nacional y organizaciones piqueteras y de izquierda amenazan con hacer colapsar la ciudad.

El Gobierno, con el apoyo de varios gobernadores peronistas, y la oposición, motorizada por el kirchnerismo y la izquierda, volverán a pujar hoy en la Cámara de Diputados por la controvertida reforma previsional que impulsa el presidente Mauricio Macri y que modifica la fórmula de actualización de los haberes jubilatorios y de las asignaciones sociales.

Por lo pronto, la CGT convocó a un paro de 24 horas con movilización a partir del mediodía y promete paralizar la ciudad, en particular el transporte. La medida es compartida por las dos CTA, centrales sindicales con una postura más crítica del gobierno nacional.

En anticipación de este escenario, los alrededores del Congreso volverán a convertirse en una zona de conflicto latente con un fuerte operativo de seguridad. En esta ocasión, y tras las críticas a la represión de la Gendarmería lanzadas desde la oposición y de algunas voces oficialistas, como la diputada Elisa Carrió, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cederá el control a la Policía de la Ciudad, que tendrá la misión de garantizar el funcionamiento de la Cámara de Diputados.

Otra gran duda será saber si se repetirá el caos que los diputados del kirchnerismo, el massismo y el trotskismo trasladaron al recinto.

Sobre todo porque en el oficialismo aseguran que, como ocurrió la semana pasada, tendrán el quorum que permitirá habilitar la sesión y abrir el debate del proyecto, que ya fue aprobado por el Senado hace dos semanas.

Según los cálculos de Cambiemos, entre 140 y 150 diputados estarían dispuestos esta tarde a sentarse a discutir la controvertida iniciativa.

FUENTE: DIARIO “LA NACIÓN”