Se encuentra en tratamiento un proyecto ideado por Enrique Oliva, y gestionado por el Secretario de Deporte Marcelo Lopez, para utilizar el predio del ferrocarril como una cancha de fútbol para entrenar a chicos de 5ta, 6ta y 7ma división.

Oliva asegura que trabajará con 40 chicos que trabajaban con él en La Pepita. En este sentido, expresó: “Empezarán conmigo chicos que yo entrenaba en el Club, porque quieren seguir conmigo, y eso me pone contento. Yo siempre los cuidé, los padres los dejaban cuando se iban a trabajar y yo los llevaba hasta la casa en bicicleta. Pero la idea no es sacarle jugadores a La Pepita”.

Para iniciar con los trabajos en el predio, se aguarda la aprobación del Municipio, a través de la Secretaría de Deporte. Oliva ya compró pelotas, redes, conos y otros instrumentos de trabajo para comenzar con los entrenamientos.

La idea sugerida por Oliva, fue calificada como una “buena opción” por Marcelo Lopez ya que en el predio se evaluaba también la posibilidad de una cancha de bochas, pero se decidió finalmente por la creación de una cancha de fútbol donde los chicos puedan entrenar.
“Es una buena idea para que los chicos salgan de la calle, ya que estan dando vueltas, gomereando”- opinó Enrique.

Los padres estan entusiasmados y apoyan la idea de Oliva. “Ellos quieren que empecemos cuanto antes”.

Enrique Oliva informó que abandonó el Club La Pepita por diferencias con la dirigencia del Club. Todo comenzó cuando a raiz del golpe que sufrió Nene Cáceres, se descubrió que el Club no pagaba seguro para sus jugadores. “No podíamos jugar sin seguro, porque podía pasar algo, y además los padres no querían que los chicos viajen sin seguro”- expresó.
Fue allí cuando la dirigencia pidió a Enrique que él mismo pidiese dinero a los padres para el seguro, a lo que el entrenador se negó y solicitó que sea la dirigencia quien lo haga. Finalmente, él mismo organizó un Té Bingo que sirvió para juntar fondos y pagar el seguro. A partir de ese momento, la dirigencia comenzó a marginarlo. La primera división y la reserva entrenaban con luz, y las divisiones inferiores, a su cargo, debían entrenar temprano porque no les prendían las luces.
Enrique Oliva también realizaba comidas para los chicos, y esto generó diferencias con la dirigencia, que terminaron por alejarlo del Club La Pepita.

Fué por eso que se alejó de la Institución, y comenzó a idear el proyecto de este nuevo complejo de fútbol, “Estrella Roja”, que aguarda la aprobación de Marcelo Lopez para iniciar sus trabajos en el predio.