Este profesional brinda sus servicios a una cooperativa que funciona en la localidad de Arroyo Leyes, que para la producción frutillera utiliza los elementos que generan dudas en la poblaciòn y sobre todo en la gente que vive próxima a la zona de quintas.
“El año pasado y el anterior, hubo inconvenientes por el hecho de una chica que se descompuso en una escuela porque estaban fumigando cerca. La llevaron al médico y mediante estudios nadie pudo decir que el problema era el agroquimico que se estaba echando. Pero se movilizó gran parte de la sociedad de Arroyo Leyes, y se generó una nueva normativa”- explicó Oyarzaval.
A partir de ese momento, se generó una legislación local, que exige a los productores a entregar la receta del ingeniero agronomo con el que trabaja, para que quede como archivo, y despues el municipio pueda hacer los estudios correspondientes.
-“Hoy en día se trabaja con productos habilitados, y la tendencia es ir hacia productos bio, para poder conseguir productos de calidad, y sobre todo, que no sean tóxicos”, explicó Leandro, quien destacó que el hecho de que los agroquímicos tengan mucho olor no significa que sean tóxicos, de hecho muchos productos biodegradables tienen un fuerte olor.
En nuestra localidad, en el Gobierno de Juan Manuel La fuente se promulgó una ordenanza que rige estos temas a la producción corondina, pero él desconoce si esa ordenanza se aplica y sí está actualizada.
Con respecto a la suba del precio del servicio de agua, Oyarzabal opinó que el ENRESS solo debe dedicarse al control de la calidad del servicio de la Cooperativa. Además, considera que debe hacers una reuncion en conjunto par apoder analizar porque es tan alto el costo del servicio en Coronda, y si conviene o no una nueva forma de extracción del agua.
Por último dejó una pregunta para las autoridades: ¿Si el Concejo no aprueba el aumento, significa que la calidad del agua no será la adecuada?