Vecinos de calle Sarmiento al 1000, mostraron su descontento después de que pasara prácticamente 1 año sin tener novedades acerca del dueño del terreno abandonado.
Cada vez mas son las especies que habitan en el lugar poniendo en peligro la salud e higiene de las familias que viven en el barrio.
Celia, vecina del lugar, expresó que el baldío abandonado, es un lugar de “iguanas, comadrejas, muchos mosquitos, ratones y bichos de todo tipo”.
En el terreno, se encontraba una casa, y cuando sus dueños se mudaron, algunas personas intentaron usurparla, y fue entonces cuando decidieron desarmarla. Pero con el tiempo, el baldío quedó abandonado y nunca más fue visitado por sus propietarios.
La vecina expresó que la Municipalidad no actúa porque “no entimó a los dueños y hay cada vez mas yuyos”.