Luego de meses de intenso entrenamiento durante los meses de verano, el atleta corondino Daniel Ávila se encuentra a punto de partir hacia Perú, para participar de una maratón de 30 kilómetros que unirá las ruinas de “Machu Pichu”, con la localidad de a Agua Caliente, en Perú.
“Estoy con mucha espectativa, luego de mucho trabajo con mi entrenador Lucas Calvet” expresó Daniel, quién explicó que “el entrenamiento fue intenso, porque la maratón se va a desarrollar a 3900 metros sobre el nivel del mar”. A propósito de esto, dijo que “es una competencia diferente, porque normalmente una carrera tradicional te exige estar 2 dias antes por el retiro de números y temas de organización, pero esta carrera es en la altura, y requiere estar 1 semana antes para poder aclimatarse”.
Este tipo de maratones, desarrolladas en las alturas, exigen al máximo el cuerpo, “cuando llegás allá te puede sangrar la nariz, y podés tener mareos, hasta que te acostumbras, por eso hay que ir unos días antes” expresó Daniel.
El cronograma que el corredor corondino realizará durante este año, fue planeado en el mes de diciembre, y fue desde ese mismo momento, cuando decidió dedicarle una carrera a sus padres: “pensé en ellos, en mis ancestros, y me puse a investigar sobre alguna maratón en Perú” informó, a propósito de la elección de este particular reto.
Ávila destacó la importancia de sus auspiciantes para poder afrontar los costos de entrenamiento y viajes: “sin ellos sería imposible” expresó.
La maratón se iniciará el domingo 1 de abril, y Daniel viajará a Perú el lunes 26 de marzo.