Ante las reiteradas quejas de vecinos, nos acercamos hasta la Plazoleta de Barrio Tácari, para comprobar el mal estado de las instalaciones y la limpieza del lugar.
Las rampas y elementos construidos para el uso de “Bikes”, se encuentran oxidados, al igual que algunos juegos infantiles, como toboganes, poniendo en peligro la integridad de los chicos que se acercan a jugar.
Pero la falta de mantenimiento de los juegos no es la única queja de los vecinos del Barrio, que se muestran molestos porque durante la noche, el lugar se convierte en un centro de reunión entre adolescentes y adultos que se acercan a tomar alcohol, dejando basura tirada y en ocasiones, realizando actos de vandalismo en las instalaciones.