En horas de la noche del miércoles, estaba prevista una reunión entre los vecinos de la Vecinal, para tratar la formación de una nueva comisión, sin embargo, no hubo quorum para tratarla, y ante esta situación, los integrantes de la comisión que se hicieron presentes,
decidieron renunciar a sus cargos.
Marisa Oliva, secretaria de la comisión directiva de la Vecinal Diez de Junio, hizo un relato de lo que sucedió en la reunión, dando a conocer los argumentos que tomaron los pocos que integraban la comisión, para renunciar a la misma.
Oliva manifestó que “En reiteradas oportunidades llamamos a los vecinos convocando a reuniones, pero eramos siempre los mismos, y pasados 2 años con la misma situación, y al no poder realizar todo el trabajo entre 5 personas, decidimos presentar la renuncia”.
Finalizando el ciclo de la comisión directiva, se llamó a convocatoria para la integración de una nueva dirección, en 2 oportunidades, sin embargo, en ninguna de ellas hubo quorum para tratar el tema. Por este motivo, los dirigentes actuales decidieron renunciar.
Con respecto a los fondos con los que cuenta la Vecinal, Marisa expresó que en la reunión se mostraron los balances, donde se cuenta con un fondo de $20.000 que por decreto, debe volver al Municipio en caso de disolución de la Institución.
“Hay un grupo de whatsapp donde avisamos sobre la reunión, donde hay un representante por cuadra que debía avisar puerta por puerta” informó Marisa.
Sin embargo, aunque la actual comisión directiva se haya desintegrado, la Institución queda ahora a cargo del Síndico, que debe hacer un llamado a asamblea para la conformación de una nueva comisión directiva.