En el día de ayer se llevó a cabo la esperada reunión entre el Intendente y sus asesores, Concejales, y Directivos de COSERCO, para resolver el problema de facturación del servicio de agua con el aumento del 31,42%.
El Concejal Bachi Ramirez expresó que “No llegamos a un acuerdo, y cayó muy mal en el Concejo y en la Intendencia la desobediencia de la ordenanza que emitimos”.
El Dr. Bortolozzi alega que el ENRESS nunca recibió una notificación formal acerca de la nueva ordenanza del Concejo, que debía ser comunicada por el Ejecutivo Municipal. Sin embargo, Ramirez explicó que esto no era necesario: “En los casos en los que dictaminamos aumentos, no fué necesario comunicar nada, pero como esta vez es para disminuirles un aumento, se hacen los desentendidos, e interpretan la Ley como les conviene”.
No hay antecedente histórico de desobediencia a una ordenanza, y este sería el primer caso: “COSERCO no quiere aceptar el dictamen del Concejo Deliberante que es el único habilitado para determinar el cambio de tarifas”.
En las próximas horas, COSERCO iría a la Justicia para proteger su decisión, pretendiendo cobrar las tarifas con el cuestionado aumento, pero según Ramirez: “Tendría que cobrar lo que dice el Concejo, y si la Justicia se expidiera en su favor, ahí si aplicar el aumento, pero está desconociendo una ordenanza”.
Consultado acerca de los pasos a seguir, Ramirez explicó que quedan 2 caminos de acción: “Intentar seguir con el diálogo, con una reunión que tendremos el próximo lunes; Y de lo contrario, el otro camino es la intervención de COSERCO, porque quieren llevarse puesto al Concejo y al Municipio, y eso no puede ser, es una falta de respeto a las autoridades máximas de la ciudad”.
El concejal radical también señaló que por motivos particulares no podrá estar esta tarde en la marcha, pero que comprende completamente la reacción de los usuarios de la Cooperativa.