Los arreglos hechos sobre calle Sarmiento y 9 de Julio, por roturas producidas por el continuo tránsito de ómnibus, no resultaron eficaces, y las últimas lluvias agravaron el problema.

El cemento se está hundiendo poco a poco, y Nanci, que tiene un local comercial en la esquina donde se realizaron las obras, ya no sabe a quién reclamar.

“Con las últimas lluvias, se juntó mucha agua y se metió por el socavón que hicieron para arreglar las roturas del pavimento, y hundió todo el cemento de la calle. Ya se desprendió toda la vereda de lado a lado” manifestó la comerciante.

El local comercial de Nanci está padeciendo el tránsito pesado: “En la panadería se están quebrando las paredes, y cada vez que pasa un colectivo se mueven todos los vidrios” expresó.

Ella hizo reclamos ante las autoridades, y prometieron enviar a alguien para analizar el estado de la construcción, pero sin embargo, nadie del Municipio se hizo presente todavía: “Yo ya no sé a quién acudir, si dejar de pagar los impuestos ¿o que hacer? Me dijeron que iban a mandar a alguien pero todavía no vino nadie” dijo Nanci, visiblemente molesta por la situación.