En la mañana de hoy recibimos el llamado de Juan Farias, vecino de calle 3 de noviembre, quien volvió a presentar el mismo reclamo de otras oportunidades, cuando unos pocos milímetros de lluvia son suficientes para abnegar el acceso a su casa.

Puntualmente, pide que los trabajos se hagan de buena manera, y a simple vista, se nota que quien maneja la máquina motoniveladora, no le da solución al nivel del piso de la calle para que drene el agua correctamente, entonces, queda un desnivel pronunciado justo en frente de la casa en donde vive.

Juan trabaja, además, con un vehículo pesado, que queda empantanado cada vez que caen algunos pocos milímetros de lluvia, dificultando su trabajo y quehaceres de la vida cotidiana.
“Exijo que quién esté en obras, venga a controlar a los obreros, que son vagos, y encima no saben hacer su trabajo” reclamó Juan, visiblemente enojado.

Farías trabajó en la Municipalidad, y sabe de reparaciones de este tipo de calles, por ese motivo, dio su visión del trabajo: “A la boca de tormenta que hay acá, hay que darle 15cm para que desagüe bien, pero está mal hecho”.

Sin lugar a dudas, su enojo fue para los obreros y capataces, que según el vecino, “De 6 horas, trabajan solamente 2, se la pasan tomando mate, y tampoco saben usar las máquinas” y concluyó su reclamo, extendiéndolo a las autoridades municipales: “Que se muevan los secretarios, y controlen la obra, tienen que exigirle al obrero que haga bien su trabajo”.