En horas de la noche, se produjo un robo en una vivienda familiar ubicada en calle Mitre y Boulevard Oroño. En la residencia vive Inés, que en el momento del robo se encontraba trabajando.

A las 3 de la mañana, recibió la llamada de su hija.
“Me llamó mi hija y me dijo que me habían robado” dijo la vecina, indignada por la situación que le tocó vivir.

Los delincuentes se llevaron un televisor 49 pulgadas, una computadora, una plancha y dinero en efectivo, y al parecer, retiraron todas las cosas por la ventana.

Inés se dirigió de inmediato a su casa, una vez recibida la llamada de su hija. Al llegar encontró en la esquina a un sospechoso a quien “apuró” para que le dijera quién le había robado. El joven le dijo: “Yo no fui pero te voy a decir quien fue”.

“Entonces me fui para la casa que me dijo” dijo la vecina, y explicó: “Le toqué la puerta, estaba él y la mujer, justo cuando le digo que me devuelva mis cosas, llegó la Policía”.

Los efectivos policiales informaron que no podían ingresar a la casa si no había ninguna denuncia presentada. “Les dije que iba a hacer la denuncia pero que por favor no se movieran del lugar, porque se iban a llevar las cosas robadas, y así fue, se llevaron todo cuando yo y los policías nos fuimos” dijo Inés, indignada.

“Tengo que trabajar mucho para poder comprar todo lo que tenía, y estos vienen y me lo roban, encima lo venden por $2 pesos” manifestó la vecina, resignada y molesta por el hecho.


Los ladrones ingresaron por la ventana

Se llevaron un monitor, entre otras cosas