A raíz de trabajos que había comenzado a realizar un operario municipal con una de las moto niveladoras, se originó, según lo que nos comentaron vecinos del lugar, una fuerte discusión entre un joven que vive en el lugar y el maquinista.

Las dos partes se acusan mutuamente y todo terminó en sede policial, donde el vecino nos manifestó telefónicamente que iba a radicar la denuncia correspondiente por amenazas contra el empleado del Municipio, y este, acompañado por sus superiores, iba a plantear una constancia por entorpecer tareas necesarias para solucionar la transitabilidad por dicha arteria.

Esta situación originó el retiro de la máquina y la suspensión de las tareas, dejando un trabajo inconcluso que perjudicaba además, a los vecinos de en frente de este joven, con una zanja frente al ingreso de sus hogares, que los propios vecinos trataron de corregir colocando, en algún caso, bolsas de arena y en otro, con una pala tratando de que escurra el agua.