20 AÑOS SIN FREDDIE MERCURY

No habrá ninguno igual. No por carisma, ni por talento, ni por la polémica. Simplemente por que Freddie Mercury fue único. Su impresionante legado sobrepasa largamente los 20 años que pasaron desde su muerte. Sí, un día como hoy, pero de 1991, el líder de Queen se fue para siempre. Pero su voz, esa voz, no podrá ser fácilmente olvidada. El estilo que irradió como vocalista es un faro que alumbra la necesidad del riesgo estético como elemento vital para generar hechos artísticos.

Y cómo será que su figura nunca dejó de ser convocante que, a pesar de los intentos para que otro se colocara la corona, todo lo que se concibió para reemplazarlo fue un fracaso (perdón a Paul Rodgers, pero es la pura verdad). Por eso, no extraña que su ex ladero, el guitarrista Brian May, haya anunciado que desempolvaron viejas canciones inéditas grabadas por Freddie y lanzarán un disco. Sí, el enorme Mercury «revivirá» de la mano de la tecnología.

Junto a May, John Deacon y Roger Taylor, Mercury dio vuelta por completo el mundo del rock e hizo lo que quiso a lo largo de dos décadas y 14 álbumes. Y son incontables las bandas hoy consideradas grandes que, de no haber sido por lo que produjo Queen con Mercury como bastión ineludible, seguramente no habrían existido. Autor de clásicos como «Bohemian rhapsody», «Don’t stop me now», «Crazy little thing called love», «Seven seas of rhye», «We are the champions» o «Another one bites the dust», la voz imponente y la gestualidad pomposa del frontman sentó las bases de la teatralidad en el rock. Pero esa teatralidad no sólo se distinguía en los escenarios, sino en los video clips de cada uno de sus temas, verdaderas revoluciones para el momento.

El músico nacido el 5 de septiembre de 1946 en la isla de Zanzíbar, componía, pintaba y también era el hacedor de las innovadoras puestas en escena que propuso como líder de Queen.

El último concierto de Freddie fue en el cierre de la gira de Queen en Knebworth Park, Inglaterra, el 9 de agosto de 1986. Un año antes ya había empezado a despuntar el camino solista con la publicación de «Mr. Bad Guy». Desde 1992 arreciaban los rumores acerca de la enfermedad -entonces terminal- que lo alejó de los escenarios, pero no impidió que Queen publicara «The Miracle» (1989) e «Innuendo» (1991). El agente de prensa de Freddie informó en noviembre de 1991 que el cantante de Queen sufría HIV, oficializando una certeza que circulaban por todos lados.

La tarde del 24 de noviembre de 1991 Mercury falleció a los 45 años en su mansión del barrio londinense de Kensington, acompañado por su pareja, Jim Hutton, y un empleado doméstico.

 

FUENTE: Telam

También te podría gustar...