Denunciaron a doce firmas por fraguar facturas y evadir impuesto

Una empresaria rosarina denunció antela Justicia Federalde la ciudad la posible comisión de fraude a la administración pública, asociación ilícita, evasión impositiva y lavado de dinero que habrían cometido doce firmas rosarinas, de Granadero Baigorria, Arroyo Seco, Villa Constitución, Barrancas yla Capital Federalpor unos 7 millones de pesos.

Las facturas aparentemente truchas de la damnificada se habrían usado para cometer una presunta maniobra de compra-venta de IVA y para blanquear la adquisición de combustibles y plaguicidas “de dudoso origen, calidad y procedencia”.

Cristina Magdalena Morinigo es la propietaria de CIC, Compañía Integral de Combustibles SRL, Norte Cereal SRL y CMM Construcciones. La empresaria se presentó ante el Juzgado Federal Nº2 de Rosario para que la fiscalía, a cargo de Liliana Bettiolo, tome cartas en el asunto.

Según la denuncia (patrocinada por Hugo Scarzi y José Blois) de Morinigo, en forma anónima varias cajas llegaron a su domicilio. Contenían fotocopias de facturas que correspondían a su actividad comercial.

No obstante, según sostiene la denunciante, las mismas “jamás fueron realizadas por la suscripta ni por CIC SRL y Norte Cereal SRL”.

La documentación presentada ante el fuero federal describe varias operaciones comerciales con distintos tipos de mercadería y por importes “exuberantes” en las cuales la suscripta, afirma, “no había tenido ningún tipo de participación; menos aún una relación comercial que aparece individualizada ni propietaria de la mercadería que se describe”.

Morinigo afirmó en su escrito que nunca logró estabilizarse, al punto de no tener prácticamente ninguna actividad comercial desde 2002.

Por ende, nunca tuvo capacidad operatoria, comercial ni financiera “para celebrar semejantes operaciones”, que, según Blois, rondarían los 7 millones de pesos.

La denuncia penal involucra a doce firmas regionales y dela Capital Federaly recae sobre los responsables de Obring SA (contratista dela Municipalidadde Rosario), GAG SA, Finlar SA, Hierros Construcciones SRL, Servi-Sur Limpieza, Ferrametal SRL, Casi SRL, Capovilla Cristian y Gustavo, Sasa Rosario SRL, Neosid SRL e Hijos de Marcelino Burgues y Conrado Pedro Airet.

A todas las empresas mencionadas, Morinigo las acusa por la posible comisión de los delitos de “fraude en perjuicio de la administración pública, encubrimiento, asociación ilícita”. También las señala por presunta evasión impositiva y supuesto lavado de dinero. Y pide la participación dela Unidadde Información Financiera.

Clave bancaria. Morinigo negó haber endosado cheques por las supuestas ventas de mercadería y nunca depositó ningún valor ya que carecía de Clave Bancaria Única (CBU), vigente enla Afip-DGI.

La mujer tampoco contaba con cuenta corriente bancaria ni caja de ahorro.

También se sospecha quela Clavede Autorización de Imprentas de la empresaria fue “reinventada”, no coincidiendo con la original.

“Utilizaron imprentas que se prestaban a tales maniobras”, agrega en la denuncia, para luego solicitarle ala Justiciaque investigue qué hay detrás de las facturas inexistentes y de los pagos adulterados de mercadería.

También se destaca dentro de la documental la referencia a GAG SA. Aparecen remitos, uno que refiere a5.000 litrosde glifosato con destino a un campo en Los Cardos (Santa Fe), llamado La Unión.

También se notifican las identidades de la persona que trasportó el herbicida y de la encargada de recibirlo. “Deberá investigarse su origen y calidad”, sugiere el texto.

 

También te podría gustar...