Ciancio justificó el aumento del peaje en la autopista Santa Fe – Rosario

El funcionario dijo que, en realidad, el incremento está por debajo de las pautas inflacionarias que experimentaron algunos rubros que afectan a la concesionaria. Adelantó que a fin de año se volverán a revisar los números.

El ministro de Aguas y Servicios Públicos, Antonio Ciancio, defendió hoy la suba del peaje del 16% en la autopista Santa Fe – Rosario, que comenzó a regir el último fin de semana. La medida fue rechazada por diferentes entidades no gubernamentales que representan a los usuarios, y que le han solicitado al funcionario informes técnicos y económicos para justificar el aumento.

Esta mañana, consultado por El Litoral, Ciancio dijo que el incremento es parte de las condiciones contractuales pautadas con la concesionaria.

“Nosotros tenemos un precio (de peaje) que es de octubre de 2010. Este reajuste, que es del 16 por ciento, cubre parte de ese período porque quedarían todavía por analizar las últimas variaciones que ha tenido la contratista. Es un reajuste pautado dentro de lo que es cualquier contrato de obra pública, ya sea ésta u otra. Son cláusulas que son de readecuación de precios en función de las variaciones que ha habido en distintas situaciones por materiales, mano de obra y demás”, explicó.

Obligaciones

Ciancio recordó que el contrato de concesión es por diez años, y admitió que a la par del derecho de la empresa de retocar tarifas, están las obligaciones que debe cumplir según el pliego.

“Hay una obligación de la contratista de repavimentar la autopista en cinco años -mencionó-, y además, hacer otras obras conexas. En función de eso y de la cantidad de automóviles que pasan, hay una fórmula matemática que fue establecida en el pliego, que fue revisada por el Tribunal de Cuentas, que tiene seguimiento del órgano de control de la autopista, y que nos permite a nosotros conversar con la empresa en determinados períodos, cada seis meses, y ver cómo están los precios”.

Con respecto al grado de cumplimiento de esas obligaciones de parte de la concesionaria, el ministro hizo algunas salvedades.

“El tercer carril y los nudos que se están desarrollando y se plantean desarrollar están por fuera de las obligaciones de la contratista. Eso se hace con un Fondo de Obra, constituido por la diferencia entre lo que paga el vehículo que pasa y lo que nos cobra la contratista por ese vehículo. Con ese Fondo se atienden o debieran atender estas otras obras que son extras. Lo que la contratista tiene que hacer es la repavimentación total de los dos carriles existentes en la autopista. Eso -aclaró- se está haciendo de acuerdo a un plan, que siempre tiene modificaciones, porque aquí se optó por poner toda la autopista en condiciones de circulación y luego empezar a repavimentar por tramos. En este momento debe haber unos 40 km de autopista repavimentados”, mencionó.

¿Conforme?

Consultado desde su rol de usuario sobre si considera que las condiciones de transitabilidad de la autopista se ajustan a los cambios tarifarios, el ministro volvió a justificar a la empresa.
“Yo creo que se está trabajando para tener una autopista en muy buenas condiciones, como ya lo demuestran algunos tramos. Por otro lado, es evidente que esto es un esfuerzo enorme del gobierno provincial y de los usuarios porque esta autopista, a diferencia de otras, no tiene subsidio del gobierno nacional que les permite hacer las obras con dineros de todos los argentinos y cobrar peajes. En este sentido, si se analiza la tabla de peajes del resto del país, éste es un valor adecuado. A fin de año -adelantó-, volveremos a revisar los números”.

 

 

 

 

Fuente: El Litoral

También te podría gustar...