27 de Septiembre: Día de los Derechos del Niño y del adolescente

El 27 de septiembre se festeja el Día de los Derechos del Niño en Argentina.

Esa misma fecha en 1990, el país ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño, acordada en la Organización de las Naciones Unidas en 1979.

 

Los derechos consideran niño y al adolescente a todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad. Y sus derechos son iguales e inalienables.

La Convención sobre los Derechos del Niño declara en su Preámbulo: `el niño, por su falta de madurez física y mental, necesita protección y cuidados especiales, incluso la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento´.

Son considerados la parte más vulnerable de la sociedad, ya que son afectados por la falta de necesidades y agresiones sin poder defenderse. En su desarrollo es deber de la familia, tutor y del Estado garantizarle sus necesidades básicas, contempladas por sus derechos.

La pobreza es uno de los problemas que hoy padecen los niños i adolescentes, ya que no pueden acceder a necesidades básicas como alimentarse.

Otra cuestión es la documentación de los niños, que tienen derecho a ser anotados en el momento de nacer. En Argentina hay un número de indocumentados. Un informe realizado conjuntamente por el Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas (IADEPP) y el Registro y la Dirección de Educación de la provincia de Buenos Aires sostiene que en las escuelas primarias de la Provincia hay unos 70.000 chicos de más de 5 años que ni siquiera tienen partida de nacimiento. Y esto es sólo en una provincia.

Los niños y adolescentes deben ser considerados el futuro de la sociedad, y como tal deben ser respetados. No se puede tolerar, ni moral ni legalmente, cuestiones como la discriminación, en el seno familiar o cualquier ámbito de la sociedad, o la violencia doméstica, ya sea verbal o física.

También, es importante recordar que uno de sus derechos es ser educados, y si bien la educación es obligatoria, los altos niveles de deserción escolar y de analfabetismo en el país son más que preocupantes. Es difícil pensar que la educación es igual para todos, cuando hay miles de niños que van a los comedores escolares porque es la única forma de acceder a una comida que tienen.

Como contempla la Ley Nº 23.849, por la cual se ratificó en 1990 la Convención de los Derechos del Niño en Argentina, `las cuestiones vinculadas con la planificación familiar atañen a los padres de manera indelegable de acuerdo a principios éticos y morales´y es deber del Estado `adoptar las medidas apropiadas para la orientación a los padres y la educación para la paternidad responsable´.

En momentos en que la situación ecómica en el mundo se encuentra en crisis, debemos recordar más que nunca que hay derechos y es el derecho de todos conocerlos para hacerlos respetar. Es un deber de todos como ciudadanos.

También te podría gustar...