Golpeó al colectivero y causó un grave accidente

Una pelea por la tarjeta SUBE ocurrida a bordo de un colectivo de la línea 109 tuvo ayer un desenlace casi trágico: un pasajero que se negó a pagar el boleto de $ 2 con monedas decidió golpear al chofer, por lo que el colectivero perdió el conocimiento y el vehículo terminó incrustado en el frente de un edificio en Paraguay 3019, en la zona de Barrio Norte. Como consecuencia del choque, 32 personas resultaron heridas.

El incidente ocurrió alrededor de las 8.20, luego de que el conductor y el usuario discutieron por el precio del boleto. Según relató a sus compañeros el chofer, que fue identificado como Fernando Núñez, el golpe que recibió fue tan fuerte que cayó inconsciente, perdió el control del interno que manejaba y chocó.

El colectivo de la línea 109, interno 60, impactó contra el frente de un edificio en Paraguay entre Agüero y Gallo, a 30 metros de la parada correspondiente.

Los 32 heridos fueron derivados por el SAME con politraumatismos varios a los hospitales Fernández, Durán, Rivadavia y Ramos Mejía, según informó el titular del organismo, Alberto Crescenti. Las lesiones consistieron en fracturas de manos, antebrazos, piernas y costillas, y traumatismos menores.

Los más afectados por el impacto fueron el chofer -que fue internado en el hospital Fernández con politraumatismos de consideración- y siete pasajeros con fracturas en diversas partes del cuerpo.

El conductor sufrió «traumatismos de consideración, ya que su habitáculo quedó totalmente destrozado», dijo el titular del SAME en declaraciones a la prensa.

El encargado del edificio en el que se incrustó el colectivo, Claudio Borja, de 32 años, dijo que el choque fue tan fuerte que no pudo reaccionar. «Ocurrió a un metro de donde estaba por empezar a baldear. Quedé helado y muy impactado, porque me podría haber chocado a mí», explicó el hombre, todavía conmocionado por el accidente, que provocó daños en una de las columnas principales del edificio. Además, reconoció que estaba tan impresionado por el choque que no reaccionó para ayudar a los pasajeros.

Daniel, un vecino de 40 años que fue testigo del hecho, recordó que vio gente muy herida y con sangre, y que se vivieron momentos de mucha tensión y pánico. «Al principio todos gritaban y pedían auxilio. Pero al final sólo se escuchaban los alaridos de una señora, que gritaba de dolor», agregó.

 

 

Fuente: Lanacion.com.ar

 

 

También te podría gustar...