Denuncian la suspensión de las mesas de diálogo en la cárcel

La Coordinadora de Trabajo Carcelario calificó de fuerte retroceso institucional la llegada de Agustín Nigro como nuevo director del penal. Advierten que la superpoblación del Instituto provoca serios trastornos en el funcionamiento. Señalan que las condiciones edilicias, no están preparadas para contener a 1.200 internos siendo que tiene cuatrocientos cupos laborales, el resto de la población no tienen la posibilidad de tener un tratamiento acorde a lo que establece la Ley Penitenciaria.

 

Es posible imaginarse un escenario diferente al actual en dicha unidad en tanto se tomen en consideración prácticas inclusivas, se posibiliten las instancias de representación, y se recuperen las mesas de diálogo como espacio rector en el gobierno de la unidad. Todo ello en particular ante la situación de sobrepoblación que actualmente viene soportando esa unidad Penitenciaria, estas cuestiones son las planteadas actualmente por quienes se encuentran privados de su libertad en la Unidad Penitenciaria Nro. 1 de nuestra provincia.

Desde hace que se puso en funciones como director del Instituto al Doctor Agustín Nigro hubo un gran retroceso institucional, en particular ante la suspensión de las mesas de diálogo, limitando de esta manera que trasciendan las problemáticas intramuros.

Este espacio es percibido positivamente ya que viabiliza el debate a través de la participación de autoridades, referentes internos, y O.N.Gs. y aporta ideas sobre las diferentes problemáticas Institucionales, gracias a este mecanismo se había logrado progresar y bajar notablemente el nivel de conflictividad.

Desde siempre han existido internos referentes, llamados “voceros”, estos son elegidos por el resto de la población para que los representen ante las autoridades. Se percibe en esta gestión una tendencia a que desaparezcan, ya que quienes demandan algo o plantean la cruda realidad son trasladados a otras unidades penitenciarias utilizando esta modalidad para neutralizar planteos que puedan molestar a los Directivos

La sobrepoblación provoca serios trastornos en la Institución debido a que todo sigue funcionando con la misma cantidad de personal. Esta situación incide directamente en el deterioro de la asistencia de los profesionales abocados a las tareas de contención y reinserción el personal afectado a ello debe atender alrededor de ciento ochenta (180) internos cada uno. Ello sumado a la escasa atención brindada aún en situaciones normales sin sobrepoblación, un reclamo permanente de los internos es la falta de atención del EARS.

Las condiciones edilicias, no están preparadas para contener a 1.200 internos siendo que tiene cuatrocientos cupos laborales, el resto de la población no tienen la posibilidad de tener un tratamiento acorde a lo que establece la Ley Penitenciaria.

 

Fuente: LT10 a través de la Coordinadora de Trabajo Carcelario

También te podría gustar...