Día de San Valentín: Origen y festejos

snvalentin

El día de san Valentín es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países a lo largo del siglo XX principalmente en la que las parejas de enamorados expresan su amor y cariño mutuamente. Se celebra el 14 de febrero, onomástico de san Valentín. En algunos países se conoce como día de los enamorados y en otros como día del amor y la amistad.

En Angloamérica hacia 1840, Esther A. Howland comenzó a vender las primeras tarjetas postales masivas de san Valentín, conocidas como «valentines», con símbolos como la forma del corazón o de Cupido. También en este día es común la tradición de regalar rosas a aquellas personas a las que se tiene un especial afecto.

Existen diversas teorías que otorgan a esta fecha el origen del Día de los Enamorados. En los países nórdicos es durante estas fechas cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo se vea como un símbolo de amor y de creación.

Algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal.

San Valentín

valentin-berrio-otxoa

El Día de San Valentín, o Día de los Enamorados y de la Amistad, también trae su historia de tonos rosa y gris a la vez.

Según cuenta la historia el monje cristiano Valentín fue martirizado por el emperador romano Claudio II Gótico. San Valentín fue luego sacrificado el 14 de febrero del año 270, porque se dedicaba a casar a los soldados bajo la creencia cristiana aún cuando el emperador lo tenía prohibido. Al parecer, el dirigente romano creía que los soldados casados no eran tan buenos y eficientes como los solteros, y se resistían a ir a pelear una vez casados. Además, en la antigua Roma, el 15 de febrero se celebraba el día de la fertilidad o lupercalia, en honor del dios Lupercus.

Son muchas las historias que se cuentan sobre la valentía, amor y fe de este monje. Uno de esos relatos es que la hija ciega de su carcelero, Julia, recuperó su vista gracias a él.

Otro relato es que él se enamoró de Julia y que antes de morir, Valentín le escribió una carta que firmó «De tu Valentín».
Luego de ser ejecutado y enterrado, Julia plantó un árbol de almendras de flores rosadasjunto a su tumba para honrar su amor y memoria.

También te podría gustar...