Habló la hermana del joven afectado por el rayo en la cárcel

conflicto-policia-carcel (9)

El destino marcado, tocado por la suerte o un milagro son algunos de los calificativos que encuentra la familia Bórtolli para definir lo que le pasó a Alcides, un agente del servicio penitenciario que presta funciones en la cárcel de Coronda y ayer fue alcanzado por el impacto de un rayo que cayó sobre la garita donde cumplía sus funciones. Tras el estruendo y luego de ser rescatado por un compañero y recibir las primeras atenciones en el lugar, fue trasladado a un sanatorio privado de la ciudad de Santa Fe, donde permanece internado y se recupera de las lesiones.

Diario UNO dialogó con Soledad Bórtolli, hermana menor de Alcides, conocido como El Chapa. Ella, con una mezcla de alegría y susto, contó lo que él y sus compañeros le relataron. “Alcides tomó su guardia a las 8, y cerca de las 9 fue a la garita porque está encargado de ese sector y lo que contó es que estaba allí adentro, escucha un estruendo muy fuerte y siente un golpe en el pecho que lo hace caer”, detalló Soledad.

Cabe aclarar que el garita Nº 7 donde él se encontraba está toda vidriada y “todos los vidrios estallaron”. “Allí también hay una caja metálica donde guardan las armas y los cartuchos, que se prende fuego. En ese momento y tras unos segundos intenta levantarse y se da cuenta de que no ve ni escucha nada y que las piernas le ceden, por lo que vuelve a desvanecerse. Aseguró que tenía un aturdimiento total”, dijo más adelante su hermana.

Tras ver el impacto del rayo y observar el fuego que envolvía la garita, un compañero de Alcides se acercó hasta el lugar temiendo lo peor. Lo rescata y manifestó que lo sacó “cubierto de humo”. Lo lleva hasta la garita vecina y allí es asistido por el médico del penal, le realiza un electrocardiograma y deciden trasladarlo con la ambulancia hasta Santa Fe. Soledad contó que viajó consciente y tratando de entender lo que le había pasado, pero recordando lo que vivió sin saber que fue alcanzado por un rayo.

Su recuperación
Soledad Bórtolli dijo que Alcides “está bien”, ningún vidrio impactó sobre él, pero “perdió la audición del odio izquierdo. Hasta ahora no la recupera pero los médicos son optimistas y creen que podrá recuperarla como sucedió con el derecho, que también fue afectado pero con el correr de las horas volvió a escuchar. Además tiene un intenso dolor de cabeza producto del estruendo, eso posibilitó que los profesionales tuvieran que sedarlo para que pudiera descansar”, agregó la hermana.

Hoy le realizarán una serie de estudios, algunos rutinarios y otros más complejos como una tomografía para ver el grado de afectación neurológica que puede tener; luego y tras ver su evolución, podrá regresar a su casa. Según contó Soledad, Alcides hace siete años que es penitenciario y viaje cada dos días a desempeñar sus funciones en la cárcel de Coronda porque cumple el régimen de 24 horas de labor por 48 de descanso.

Este joven de 28 años está casado y tiene dos hijos, uno de siete años y otro de tres; y vive con su familia en barrio Roma. El Chapa, como es conocido, es muy querido y a través de las redes sociales le envían palabras de aliento y una pronta recuperación. Algunos compañeros se acercaron hasta el sanatorio de calle Suipacha para ver su estado de salud y brindarle su apoyo.
“Los médicos nos dijeron que el fuerte dolor de cabeza que él siente y por el que está preocupado es producto del gran estruendo por el impacto del rayo, lo mismo lo afectó en el oído. Los profesionales son muy positivos y eso lo pone de buen ánimo”, agregó Soledad.

Y al mismo tiempo dijo: “Hoy podemos decir que es suertudo porque lo único que le pasó es lo de la audición pero existe la posibilidad de recuperarla y por eso es consciente de que tuvo mucha suerte porque si le caía directamente a él, se moría. No tiene ningún rasguño ni siquiera una cortadura por la explosión de los vidrios. Hoy está agradecido pero está muy shockeado porque le podría haber pasado lo peor. Tiene las emociones encontradas”.

Por último y como un detalle para agregar, Soledad contó que en ese momento y según relató el propio Alcides, “ni siquiera estaba lloviendo”, es decir que el rayo cayó en seco sobre la garita y tampoco había en el cielo una tormenta eléctrica que hacía prever este desenlace.

.

.

.

.

Fuente

También te podría gustar...