Homenaje a César Tabares

tabares-documento

El doctor César Raúl Tabares era nuestro padre. La cárcel de Coronda lleva su nombre por una iniciativa que, en el retorno de la democracia, tomaron algunos de quienes fueron sus compañeros de militancia en los años 70.

Fue director de Institutos Penales de la provincia durante el gobierno democrático del doctor Sylvestre Begnis. En ese cargo, desarrolló un programa de gestión que tenía como objetivo cumplir con lo prescripto en la Constitución: «Las cárceles deben ser sanas y limpias, para rehabilitación y no para castigo de los presos».

Encaró un proyecto que hizo poner en marcha, no sólo en Coronda sino en otras cárceles, talleres de oficios para los internos, fundó una escuela secundaria en la misma Cárcel de Coronda, dio lugar a los permisos para salir a trabajar y a estudiar a los presos de buena conducta que tenían parte de su condena cumplida , así como otras acciones apuntadas al mismo fin.

Cuando comenzó la persecución política durante el gobierno de Isabel Perón fueron llevados a Coronda, al amparo de una normativa represiva, muchos militantes detenidos por cuestiones sociales, políticas o gremiales.

Nuestro papá entendió que ellos eran presos políticos y al no avalar estas detenciones fue presionado por otros funcionarios. La AAA lo amenazó; nos tirotearon la casa y, finalmente ya sin ningún apoyo, renunció a su cargo.

Los ex presos políticos reconocieron su buena gestión en el libro «Del otro lado de la mirilla – Olvidos y memorias de ex presos políticos de Coronda. 1974/1979».

En enero de 1977, papá fue secuestrado en la calle y nunca más supimos de él. Su nombre es parte de la lista de desaparecidos y, tras 28 años seguimos esperando justicia, para él y para los 30.000 que sufrieron su misma suerte, y castigo a los culpables de estos hechos aberrantes.

Hoy solemos ver en los medios el frente de la cárcel con el nombre de nuestro padre y, lejos de sentirnos legítimamente orgullosos por ello, nos invade una profunda tristeza y un gran dolor.

Todas las veces que lo hemos visto, la imagen está asociada con hechos opuestos a lo que él proponía. Se dan hoy condiciones carcelarias inhumanas y situaciones contrarias a los dictados constitucionales. Esta democracia podrá explicar por qué pasa eso, pero una explicación no es suficiente para el drama que se vive en las cárceles del país.

Finalmente, al ver esas imágenes no podemos sino sentir que si una vez los genocidas lo asesinaron, hoy esta democracia deudora está relativizando y desvalorizando su gestión, sus ideas y su ejemplo.

Dudamos si hicimos bien en aceptar la propuesta de esos buenos amigos que quisieron reconocer la labor y la persona de nuestro papá, de lo que no dudamos es de que él no estaría parado frente a esta cárcel siendo parte de esta democracia ciega, sorda y muda. Con todo lo expresado en esta carta está plenamente de acuerdo nuestra mamá.

.

.

.

.

Fuente

También te podría gustar...