Localidades santafesinas continúan en alerta

Pese al pronóstico de tormentas fuertes o severas en algunas poblaciones la situación mejoró a última hora de ayer, aunque continuaban sus trabajos los comité de crisis amalgamados por la Secretaría de Protección Civil de la provincia que durante la tarde emitió un estado de situación.
Según el informe distintas localidades de ocho departamentos se encuentran anegadas por tormentas y abundante caída de agua y se registran enormes daños relacionados con las explotaciones agropecuarias. Los departamentos más afectados en la provincia fueron los de la cuenca lechera, entre ellos San Martín, San Jerónimo, Castellanos, Las Colonias, San Justo, 9 de Julio, General López y San Cristóbal.

La situación más grave se vivió en las últimas horas en San Cristóbal, localidad ubicada 170 kilómetros al noroeste de la capital santafesina y cabecera del departamento homónimo. Allí los registros pluviométricos superaron los 500 milímetros en menos de 48 horas y obligaron a sus habitantes a pasar la noche del domingo en vigilia ante el avance de las aguas que desbordaron los desagues sobre las viviendas y afectó a gran parte de la planta urbana.

Las lluvias convectivas registradas entre el fin de semana y las primeras horas de ayer derivaron en la evacuación de ochenta personas en esa ciudad. Las autoridades municipales, de Defensa Civil y de Desarrollo Social conformaron un comité de crisis para asistir a los numerosos damnificados que fueron derivados a distintos centros de evacuación.

Hay aproximadamente cien personas autoevacuadas que fueron trasladadas a casas de sus familiares asistidos por empleados municipales y bomberos voluntarios.

Asistencia. Desde las 14 de ayer trabaja una comisión a cargo del director provincial Zona Norte en el departamento San Justo y otra a cargo del subdirector provincial Zona Norte, Daniel Chersich, que se trasladó hacia el departamento San Cristóbal, ya que en ambos territorios hay varias poblaciones muy afectadas por la gran cantidad de agua caída. Las localidades de mayor afectación informadas en esa zona hasta el cierre de esta edición son: San Cristóbal, Suardi, San Guillermo y San Justo. En este sentido la Regional de Educación del departamento San Cristóbal decidió suspender las clases en esa ciudad hasta tanto la situación se regularice.

En San Guillermo hay una decena de familias evacuadas en el Salón Comunal, con gran afectación por anegamiento en muchas viviendas. En Arrufó se contabilizaron tres familias evacuadas durante la noche y en Vera, la cabecera del departamento vecino, hubo cuatro familias asistidas.

En el centro. La situación también se tornó acuciante en otras ciudades del centro santafesino como Coronda, donde hubo más de cincuenta evacuados y otros tantos autoevacuados.

En general el promedio de precipitaciones en esta región superó los 150 milímetros. Durante la madruagada de ayer el intendente de Coronda, Cristian Bortolotto, informó a Protección Civil que la situación era complicada y que había convocado a la Junta local de Protección Civil de urgencia ya que tenía varios barrios inundados.

Por su parte el director provincial de Protección Civil Zona Norte, Walter Albornoz, conjuntamente con el jefe de Operaciones, Ricardo Martínez, arribaron a la ciudad para coordinar la asistencia del gobierno provincial. Recorrieron los barrios afectados, y durante el trabajo en la zona contaron con la colaboración del Servicio Penitenciario para el traslado de colchones y frazadas; y de la Policía y el Ministerio de Desarrollo Social para asistir a las personas en emergencia.

Por otra parte, el subsecretario de Protección Civil, Antonio Moyano, se dirigió a la localidad de La Chispa, departamento General López, que por las intensas precipitaciones sufrió anegamientos y se tuvo que poner en funcionamiento una bomba para extraer el agua de la planta urbana.

Desde la cartera provincial se alertó por la vigencia de un alerta meteorológico del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) con pronóstico de desarrollo de áreas de tormentas, algunas de las cuales podrían alcanzar intensidad fuerte o severa, con la probabilidad de abundante caída de agua en cortos períodos de tiempo, fuerte actividad eléctrica, caída de granizo y ráfagas de viento que perdurarían hasta la mañana de hoy.

Por su parte, el secretario de Protección Civil, Marcos Escajadillo, se abocó a coordinar las distintas acciones en contacto con legisladores y autoridades de las zonas afectadas por las precipitaciones.

En el departamento San Martín hubo alrededor de cincuenta familias evacuadas y una veintena de autoevacuadas en Cañada Rosquín, donde además, la zona rural presenta grandes extensiones anegadas.

En otro orden la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario advirtió que «la continuidad del temporal pone a la región en una situación muy complicada y podría ocasionar nuevas pérdidas de superficie cosechada y daños en los cultivos tardíos o de segunda».

.

.

.

.

.

Fuente

También te podría gustar...