SE REALIZÓ CURSO DE CAPACITACIÓN EN PRIMEROS AUXILIOS

El sistema *SIES 107 de nuestra ciudad planifico su capacitación dirigiéndola a los equipos de salud y de respuesta, y también hacia la comunidad en general, de modo que cualquier persona sepa cómo actuar ante una situación de emergencia. Cómo asegurar la escena antes de realizar maniobras, cómo reconocer cuando una persona sufre un paro cardiorrespiratorio, cómo activar al sistema de Emergencias Médicas e iniciar la Cadena de Vida para luego comenzar las maniobras de RCP, son sólo algunos de los ejes en los que se trabajó. Todas las acciones con las que podemos intervenir resultan de vital importancia hasta la llegada del Sistema de Emergencias Médicas que cuenta con equipamiento avanzado para actuar en este tipo de situaciones.

Dicha jornada se realizó este fin de semana en las instalaciones del salón de actos de las Escuela Normal nº 201. El mismo fue dictado por T.E.M Luis Baptista (SIES 107)  y contó con la colaboración de Bomberos Voluntarios de Coronda.

En un 90 a 95% de los casos, la causa más importante del paro cardiorrespiratorio es el ataque cardíaco agudo, y en un 5%  a un 10%, otras causas, como asfixia, intoxicación por gases tóxicos, electrocución, sobredosis de drogas, traumatismos, accidentes cerebrovasculares, atragantamiento y ahogo por inmersión.

¿Qué sucede cuando sufrimos un paro?

El paro cardiorrespiratorio es la detención en forma brusca y repentina de la función del corazón y de la respiración. La principal función del corazón es la de bombear sangre hacia las arterias para que lleguen el oxígeno y otros nutrientes a los tejidos.  El mecanismo más frecuente del paro cardíaco, como consecuencia de un infarto, es una arritmia muy grave llamada fibrilación ventricular. Esta arritmia puede presentarse como consecuencia de la falta brusca de oxígeno provocada por la obstrucción de una arteria coronaria. La fibrilación ventricular genera un “caos” en la actividad eléctrica del corazón que se vuelve mecánicamente ineficiente, y como consecuencia, el corazón deja de bombear efectivamente la sangre. Cuando deja de funcionar el corazón, el organismo queda sin circulación sanguínea, siendo el sistema nervioso central el más afectado. A partir de los 4 minutos comienza el daño a nivel cerebral y pasado los 8 o 10 minutos sin recibir aportes de oxígeno y nutrientes, quedan secuelas neurológicas  irreparables.

El paro cardiorrespiratorio es una condición de emergencia, por lo que la persona que sufre esta condición requiere atención inmediata. Por cada minuto que pasa sin atención disminuye un 10% la sobrevida de la  misma. Los registros estadísticos indican que el 70%  de los casos de ataque cardíaco y muerte súbita ocurren en el ámbito extrahospitalario, frecuentemente en presencia de un conocido, compañero de trabajo, un amigo o un familiar, por lo que resulta de vital importancia capacitarnos para actuar.

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...