LORNA MÁRQUEZ: «PUDIMOS CERRAR UN CICLO DE 36 AÑOS»

Emocionante testimonio de Lorna, sobrina del Teniente Primero Rubén Eduardo Márquez, el corondino caído en Malvinas e identificado como el soldado localizado número 100.

Este martes 2 de septiembre, Lorna Márquez y su hermana Victoria, se dirigieron al edificio de la Ex Esma, donde hoy funciona el Archivo Nacional de la Memoria.
Mantuvieron una reunión con autoridades de Derechos Humanos de la Nación, antropólogos forenses y una escribana donde se les informó sobre los resultados de los estudios de ADN.

«Despues de 36 años tuvimos la respuesta de en qué sector del cementerio Darwin se encuentra el cuerpo del tío. Fuimos a la entrevista con la esperanza del sí, y tuvimos la respuesta positiva, la respuesta que esperaba la abuela, que ya sospechaba donde podía estar su hijo, en su viaje del año 98, y ahora tenemos la confirmación avalada científicamente» explicó Lorna Márquez.

La localización de los restos de Rubén Márquez dio 99,97% positivo de coincidencia con los sepultados en la tumba 9 de la fila 5, en el Cementerio de Darwin.
Lorna informó que desde Julio del 2017, se les solicitó muestras de ADN a ella y su hermano, para poder identificar a su tío, el Teniente Ruben Marquez, cuyos restos se encuentran en el cementerio.

«Sabíamos que nos iba a llevar más tempo el proceso, que otras familias donde tomaban muestras de hijos, padres o hermanos. En todo momento el equipo antropológico forense nos dio la tranquilidad que de una u otra manera íbamos a poder llegar al resultado, solo que iba a ser más difícil. En caso de que no se llegara por algún motivo, estaba la alternativa de exhumar el cadáver de la abuela para poder hacer una muestra directa. Ese era el plan B. Decidieron tomar una muestra de sangre nuestra».

Los resultados arrojaron pocas probabilidades de compatibilidad, porque la relación de sobrinos no es directa como de hijos o hermanos. Sin embargo, en el año 1988, la abuela de Lorna viajó a la Isla y le contó que su tio estaba en la Tumba 9, y ese fue un dato clave.

«Fue impactante ver como las madres iban por primera vez a la tumba de su hijo. Los que fuimos al viaje fuimos los que participamos de este proyecto. Fue desgarrador y yo solamente pensaba en que la abuela no llegó. Nos tocaba a nosotros. Teníamos la confirmación del Sargento Blas que estaba en la tumba 10, porque pudieron terminar el proyecto de identificación en 2017. Como se los había encontrado juntos en el campo de batalla, y Blas estaba en la tumba 10, siguiendo las intuiciones de la abuela, tenía que estar en la tumba 9, que es donde ahora se nos confirma que está» explicó Lorna.

El reconocimiento de los cuerpos fue producto de un acuerdo argentino-británico a fines de 2016 que le dio mandato al Comité Internacional de la Cruz Roja para poder identificar los cuerpos, bajo el rótulo de “Plan Proyecto Humanitario”.

«Ahora, cerrando este ciclo, que faltan apenas 22 localizaciones, algunas familias todavía faltan encontrar para tomar muestras u otros que tienen que decidir las muestras. Queremos que las familias tengan la opción de ir a Malvinas a poner una flor a sus seres queridos. Una vez que se terminen todas las localizaciones está el compromiso del Estado nacional para hacer los viajes. Ahora empieza un recorrido desde otro lado, con otra mirada. Un familiar perdido en la guerra es algo extraño. Te imaginás 36 años de duelo? Es algo ilógico para la psiquis humana. Ahora la comisión de familiares, de la que formo parte de la comisión directiva nacional de familiares de caídos, seguiremos trabajando desde otro lado».

El trabajo incansable de la madre de Rubén Márquez, abuela de Lorna, fue determinante para llegar al punto de conquista en donde hoy se encuentran

«El legado de la abuela fue de nunca bajar los brazos, de estar en todos los actos o imposición de nombres. Esa lucha incansable se nos contagió, y al no estar ella, tomamos la posta nosotros».

En un día histórico, el pasado martes fue fundamental para cerrar un ciclo que se había abierto hace 36 años. Ahora, la paz de haber encontrado a Rubén permite realizar el proceso de duelo

«Es bueno encontrarse con otro familiar, para saber que no es algo que le pasa a uno solo. Con distintas características, todos perdimos un familiar con una guerra, en un país que no tiene una historia de guerra. Estos 649 héroes en Malvinas, son los únicos muertos de guerra que tiene el país».


Lorna Márquez

También te podría gustar...