ACTIVIDAD CONMEMORATIVA EN UN NUEVO ANIVERSARIO DEL GOLPE DE ESTADO, EXIGIENDO MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

En un nuevo aniversario del golpe de Estado Cívico-Militar del 24 de marzo de 1976, se llevó a cabo un acto conmemorativo en la costanera corondina, organizado por agrupaciones de la ciudad y la Multisectorial. Pintaron un mural sobre el palco. La memoria sigue intacta: Memoria, Verdad y Justicia.

«Fue una actividad colectiva que se cursó desde la Multisectorial. Se construyó el cartel que hoy está sobre el palco. Se dibujó con una participación interesante. Hablabamos de la importancia que tiene recordar y darle un anclaje en el persente. El tema de Derechos Humanos, si bien tiene un significado en el 24 por el golpe, también tiene su lugar hoy, para pensar porqué pasó lo que pasó, y porque 30.000 jóvenes desaparecieron porque estaban luchando por una sociedad más justa e igualitaria, para terminar con un proyecto imperial y neo liberal que, lamentablemente hoy, se lleva adelante nuevamente con un gobierno elegido por el pueblo» explicó Marcos Finochietti.

«Ahí se plasmaron 2 consignas: «Nunca mas golpes de estado en América Latina», porque es un tema que nos preocupa. Los golpes de estado avanzan con otro diseño, con terrorismo informático y mediático, y vemos como se llevaron puestos los gobiernos de Paraguay, de Brasil y lo intentan con el de Venezuela».

Por otro lado, Marcos informó que se buscó «reivindicar la memoria y hacer visibles y presentes los objetivos que los jóvenes de la década del 70, por una sociedad mas justa y mas igualitaria».

En el día de ayer, las movilizaciones se realizaron a lo largo y ancho de todo el país:
«No estamos solos. Cientos de miles de personas se manifestaron en todo el país. Nosotros somos parte de eso, desde el 83. En ese año pintamos el primer mural en la bajada de San Jerónimo con el movimiento de juventudes políticas. Siempre hemos estado y no es una pintura oportunista y electoralista, sino ser consecuente con lo que uno piensa desde hace muchísimos años».

Por último, Marcos sostuvo que la temática es particularmente difícil de hablar en nuestra comunidad:
«En Coronda cuesta porque acá tenemos la impronta trágica de la cárcel y si bien hubo empleados que no tuvieron nada que ver con la represión (porque en ese año tomó la dirección la Gendarmería) es una impronta cultural que nos cuesta vencer».

En este sentido concluyó: «Yo creo que hay que ser muy autocrítico con esto, y no hay que darle la espalda, hay que ponerle el pecho a las balas. Incluso hay policías y civiles de Coronda que están investigados por delitos de lesa humanidad. Hay un condenado que camina por las calles de Coronda y el pueblo mira para otro lado, y él fue parte de esa historia trágica. Nos cuesta hablar de estos temas, pero hay que hablarlos».

También te podría gustar...