Uno de los agentes imputados por una fuga en Rosario es corondino

Los acusaron de haber dejado cuatro puertas sin llave para que el acusado pudiera evadirse caminando del Centro de Justicia Penal.

La fuga fue a las 12.40 del viernes. Alojado en la celda 11 módulo B del pabellón transitorio del subsuelo, Teletubi estaba a la espera del juicio abreviado previsto para las 14 y que se reprogramó a las 17.30 por retraso de audiencias previas. Acosta iba a aceptar una condena a 13 años de prisión por el crimen del quiosquero Sergio Cecchini, baleado el 6 de febrero de 2017 frente a su negocio de Sánchez de Thompson 55 bis al quedar en medio de un enfrentamiento de bandas.

Según la reconstrucción de la fuga que realizaron los fiscales de la Agencia de Criminalidad Organizada, en un momento el pabellón del subsuelo quedó sin custodia y entonces Acosta aprovechó que un guardia había dejado su celda sin llave. En la filmación se advierte que invita a su compañero a salir con él pero éste se niega.

Teletubi salió al pasillo común y abrió una reja que da a las escaleras para el tránsito de detenidos a las salas del primer y segundo pisos. En el primer descanso de esa escalera está la puerta de un ascensor interno que, según los penitenciarios acusados, hacía días que no funcionaba.

Acosta subió corriendo hasta llegar al primer piso y tanteó la reja de un sector de detención transitoria que comparten las salas 1 y 2. Estaba abierta y entró. Avanzó hasta la puerta de madera de la sala 2, cerrada pero sin llave, y atravesó la sala en ese momento desierta hasta desembocar en un hall vidriado y abierto al público que da a la plaza.

Con apoyo de parientes y compañeros de trabajo en la sala, los agentes Damián F., de 35 años, y Oscar O., de 29, fueron imputados de favorecimiento doloso de evasión. Los acusaron de haber dejado abiertas dos puertas cada uno: la reja de la celda en el subsuelo y una puerta madera del primer piso.

Domiciliado en la ciudad de Recreo, F. fue acusado de haber destrabado la cerradura de la celda de Acosta. En un video se ve que llegó hasta esa celda acompañando a otro detenido y giró la llave. Pero en vez de hacer ingresar al preso allí lo alojó en la celda de al lado. En esa maniobra, no volvió a poner llave en la puerta de Teletubi. «Debía asegurar que el preso estuviera disponible. Era su función llevarlo a la sala de audiencias e ingresarlo a la sala de detención», lo acusaron los fiscales, para quienes actuó «a sabiendas de que podía salir por la puerta de ingreso del público».

En cambio el agente O., radicado en Coronda, fue imputado como «la última persona que traspasó la sala de audiencia. Debía asegurar que la puerta siempre quedara cerrada y la dejó abierta».

La audiencia se reanudó a las 13 ante la jueza Silvia Castelli, que dictó prisión preventiva a los agentes por 60 días. Lo hizo luego de escuchar a Damián F., que se expresó en el mismo sentido que su colega: advirtió que las puertas fallan y que están sobrecargados de trabajo.

También te podría gustar...