Fiesta clandestina en inmediaciones de un cementerio en Armstrong

Se calcula que había unos 200 vehículos estacionados en cercanías de la necrópolis.

Las fiestas clandestinas se reproducen en la región, violando las restricciones que impone la cuarentena por la pandemia del coronavirus. A los distintos encuentros detectados en diferentes localidades de la provincia, se sumó ahora uno multitudinario que fue desarticulado en Armstrong, ciudad del departamento Belgrano ubicada a 94 kilómetros al oeste de Rosario. Pero esta, con un condimento especial: se armó al lado del cementerio municipal.

Otra «fiesta», no tan multitudinaria pero muy cuestionada, se produjo en Las Rosas, donde un grupo de jóvenes no tuvo la mejor idea que juntarse en una fábrica y depósito de ataúdes para dar rienda suelta a la diversión.

Lo sucedido en Armstrong ocurrió la madrugada del domingo, cuando una llamada al 911 alertó sobre el desarrollo de una fiesta y una gran cantidad de automóviles estacionados en cercanías de la necrópolis.

El encuentro se desarrollaba en la prolongación de la ruta nacional N° 178, a la altura del terraplén y en inmediaciones del cementerio.

La policía llegó al lugar y constató la presencia de al menos 200 vehículos. Según relató Radio EME, los participantes empezaron a dispersarse ante la presencia de los uniformados, algunos se dirigieron a Armstrong, otros tomaron la ruta hacia Villa Eloísa, mientras que hubo quienes tomaron la ex ruta 9 en dirección a Cañada de Gómez.

La secretaria de Gobierno de Armstrong, Daniela Pérez, expresó al portal Armstrong y Región que el municipio proyecta “reforzar los controles con adicionales”, y una vez más, apeló a la ciudadanía a tomar conciencia y responsabilidad individual debido al pico de casos de Covid-19 que hay en este momento en la región.

Entre ataúdes

Aunque no tan multitudinaria como la de Armstrong, otra fiesta sacudió a la región por las características del lugar elegido y por las imágenes morbosas que se tomaron y difundieron. Ocurrió en Las Rosas, cabecera del departamento Belgrano, ubicada a 123 kilómetros de Rosario, también sobre la ruta 178.

Allí, el fin de semana que pasó un grupo de jóvenes se reunió en una fábrica y depósito de ataúdes. El encuentro fue desactivado por la policía, luego de recibir una denuncia, consignaron medios locales.

Las imágenes del encuentro se viralizaron en las redes sociales y generaron la reacción de los usuarios, que vieron a jóvenes, presuntamente alcoholizados, “jugando” entre los cajones destinados a los muertos.

La policía se hizo presente en el lugar, pero no hubo detenidos por el hecho. Los uniformados sólo se dedicaron a desarticular la convocatoria.

El hecho se vinculó erróneamente con lo sucedido en Armstrong, donde aseguran que los participantes eran jóvenes y “no tan jóvenes”, y fue también un lugar mortuorio (o cercanías del predio) el elegido para el “festejo”.

Más de lo mismo

Las de Armstrong y Las Rosas se suman a otras fiestas clandestinas detectadas los últimos días. Tal cual lo publicó La Capital el domingo, más de 80 personas fueron advertidas por las autoridades policiales y comunales por participar de estos encuentros durante el pasado fin de semana en distintas localidades de la provincia

Las autoridades detectaron fiestas en Reconquista, San Gregorio, Vera, Casilda y Franck, y en ese marco más de 80 personas que participaban de esos encuentros fueron advertidas y se les labraron actas por infracción al Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

Pero ninguna de estas fiestas resultó tan multitudinaria como la de Armstrong, que se desarticuló por la presencia policial, pero ya había comenzado a dispersarse ante la inminente tormenta que se venía esa madrugada.

En Suardi

En tanto, y mientras el gobierno provincial anunciaba este fin de semana la continuidad de medidas para contener en el avance del coronavirus en la provincia, otra fiesta fue detectada en Suardi, localidad del departamento San Cristóbal ubicada a 370 kilómetros al noroeste de Rosario. Un video mostró cómo cientos de jóvenes se juntaban en el Parque Municipal la noche del sábado, sin que al menos a simple vista se observaran controles, publicó el diario UNO de Santa Fe.

Los medios de aquella zona señalan que ese lugar en Suardi se ha transformado en el epicentro de la movida juvenil, por eso es que tan fácilmente se corren imágenes que los propios chicos toman para sus perfiles en redes sociales y corren como reguero de pólvora. Hay vecinos de la zona que hablan de que prácticamente el sitio se ha transformado en un boliche a cielo abierto, sin que en las cercanías se vea a policías o agentes municipales.

Esta situación en el departamento San Cristóbal se suma a lo conocido la semana pasada en el mismo departamento, donde un grupo de jóvenes de la localidad de Hersilia hicieron llegar una nota al Comité de Emergencia local pidiendo poder realizar juntadas al aire libre, teniendo en cuenta para ello una serie de recomendaciones.

Además, manifestaron su malestar por sentirse “perseguidos” al ser sindicados como los responsables de «fiestas clandestinas» pero también afirman que están dispuestos a trabajar en conjunto con autoridades para poder llegar a un buen puerto, consignó el medio santafesino.

Fuente: La Capital

También te podría gustar...