Buscan unir el camino costero de punta a punta

La Municipalidad de Coronda comenzó con los trabajos para la ampliación del camino costero. Este proyecto tiene como finalidad generar un sólo camino costero, desde Barrio Basualdo hasta Barrio Punta del Este. La actual gestión ha hecho mucho hincapié en las mejoras en la costa en toda su extensión.

La ciudad, en ese mismo sentido, tiene presentados algunos proyectos que nunca se concretaron. Uno de ellos data de 2018 cuando se presentó en sociedad la reconstrucción del Paseo Ribereño. Fue el jueves 5 de julio de ese año en el Salón Dorado de la Mutual Central Coronda, en 25 de Mayo 1657.

El río había golpeado a la ciudad hacía un par de años y provocó hundimientos y socavones que se fueron recomponiedo con el tiempo y lentamente pero la zona costera necesitaba un proyecto completo de reestructuración.

Por ello se acudió a la Dirección Nacionalde Asistencia a Proyectos de Preinversion Municipal (Dinaprei) donde se aprobó un proyecto a tal efecto. Mientras tanto desde la Secretaría de Obras Públicas de la Municipalidad se llevaron a cabo tareas de reacondicionamiento general en los tradicionales balnearios corondinos Carancho Triste y Avenida Costanera.

Los aspectos contemplados por aquel estudio reflejaron el plan de obras seleccionado para el paseo costero, con tramos diferenciados estructuralmente en función del tipo de trabajo planteado según su utilidad dentro del contexto social-urbano.

En general, se preveía refuncionalizar todo el sendero, que incluye un camino costero, de doble mano, que comunica a todos los barrios existentes ubicados dentro del límite del ejido urbano, a lo largo de la costa.

Esto permitiría un mejor acceso para los vecinos, con obras accesorias que permitan el disfrute y valorización del paisaje litoral desde la ciudad como miradores, playas, campings y plazas, entre otras.

En el estudio también se incluyen conexiones viales urbanas, protección contra las inundaciones del río Coronda, evacuación de los excesos pluviales provenientes de la lluvia y la protección del retroceso costero en los tramos castigados por la erosión fluvial.

“El estudio abarca desde barrio Punta del Este (extremo norte) hasta barrio Basualdo (sector sur); justamente estos puntos son los más bajos y vulnerables, no así la parte céntrica de la costa; hay que decir también que las defensas de la costanera se hicieron hace mucho tiempo atrás y se han ido rompiendo, por lo que nosotros las fuimos mejorando, pero con este estudio lo que se busca es tener elementos firmes y teóricos para esperar la posible aprobación del Dinaprei para luego salir a buscar la financiación” había dicho en su momento el intendente Marcelo Calvet.

También se reconstruyeron sectores que fueron dañados por la anterior crecida, como el ubicado en el sur del palco mirador. El objetivo era en ese entonces promover el turismo y el disfrute de las bondades costeras de la ciudad. Hoy, con el río un una de sus bajantes históricas se puede trabajar con mayor comodidad y por qué no reflotar viejos anhelos ya elaborados por profesionales.

 

 

También te podría gustar...