Detuvieron en la Unidad 1 a la involucrada en un tiroteo en la capital provincial

Fue detenida este lunes cuando salía de la cárcel de Coronda. Es señalada como quien ayudó a los soldaditos de «Lammp» a escapar luego de la balacera ocurrida el 13 de marzo a la salida del boliche «La Loca».

Brenda B. era intensamente buscada por su participación en el tiroteo de marzo en avenida Alem, y terminó detenida en el lugar menos pensado. Con un cambio de apariencia y un DNI falso, había conseguido una autorización para visitar a su novio, un soldadito de «Lammp» preso en Coronda.

Este lunes por la tarde, luego de que pasara varias horas en el pabellón en donde se encuentra alojado Sandro Ariel «Cone» Mendoza (26) -en prisión preventiva-, se concretó la detención de la joven. Será imputada en los próximos días por las fiscales de la Unidad de Delitos Complejos.

De chofer
«Cone» Mendoza permanece tras las rejas desde principios de mayo, imputado junto a Enrique «Timbre» Gauna y Joel Varsicovich como coautor del homicidio de Gonzalo «Pandu» Ojeda -la víctima fatal del enfrentamiento en Alem-.

Los soldaditos de «Lammp» (la banda autodenominada como «La Mafia Matando Pulgas») se encontraban junto a un tal «Patota» Ruiz Díaz -prófugo- cuando éste comenzó a dispararle a «Pandu» en inmediaciones del boliche «La Loca», lo que dio inicio al tiroteo. Cuando el grupo intentó huir, su auto no arrancó, por lo que se fueron corriendo.

A pocas cuadras, en la intersección de Alem y Marcial Candioti, un auto blanco los recogió, ayudándolos a darse a la fuga. Para la fiscalía, Brenda B. era quien conducía ese vehículo.

«Estaba muy cambiada»
Con su pareja en prisión preventiva, y a sabiendas de que era requerida por la justicia, Brenda B. tuvo que hacer uso de su ingenio para poder volver a ver a «Cone». Utilizando un DNI falso y modificando su apariencia para que coincidiera con la imagen en el documento -y para que no la reconocieran- se hizo pasar por la prima de su novio y consiguió, a través de internet, un turno para asistir a la cárcel de Coronda.

Así, acudió al penal el lunes 6 de junio y logró ingresar, pero un empleado del Servicio Penitenciario advirtió que algo raro estaba ocurriendo. Cuando la imagen de la visitante fue remitida a la fiscalía y al grupo de investigadores, identificaron a Brenda B., aunque reconocieron que «estaba muy cambiada».

Trabajaron de manera coordinada con el director de la cárcel y aguardaron a que este lunes la mujer volviera a concurrir al establecimiento. El operativo se puso en marcha una vez confirmada su presencia. Por cuestiones de seguridad, debieron esperar a que ella saliera del pabellón, por lo que la captura se concretó cuando estaba atravesando los retenes del penal.

Brenda B. permanece privada de su libertad, aguardando la audiencia imputativa, que se realizará entre el miércoles y el jueves de esta semana.

También te podría gustar...